Saktar a contenido
Alerta: Para mejorar la experiencia del usuario en este sitio utilizamos cookies.

¿Se puede usar el chupete durante la lactancia materna?

Amamantar y darle a tu bebé un chupete entre cada sesión tiene sus ventajas y desventajas. Ante todo, es importante confiar en lo que tú misma sientes y observar bien las necesidades de tu bebé. Además, siempre es buena idea informarte bien. Aquí te contamos todo lo que necesitas saber.

 

lactancia materna chupete

¿Cuándo no dar el chupete?

La recomendación general es no darle chupete a tu bebé mientras no sepa mamar con facilidad. Esto es porque cuando usan chupete, algunos bebés no indican cuándo les da hambre. Y esto hace que a los dos os resulte difícil encontrar un ritmo de lactancia natural. Además, después de chupar tanto, puede ser que tu bebé ya se ha cansado mucho en el momento que tú estés lista para darle el pecho. Después de algún tiempo, esto puedo terminar repercutiendo en tu producción de leche.

Compaginar lactancia materna y chupete.

Todos los bebés llegan a sufrir cólicos, dolor o estrés. En estos casos, la succión suave de un chupete siempre ofrece consuelo. Pero no olvides solo dejarle el chupete el tiempo necesario, para que no se vea afectada vuestra rutina de lactancia (tal como explicamos arriba). ¿Tu bebé tiene una gran necesidad de succión entre las sesiones de lactancia? Dale su chupete sin pensarlo, pero siempre quítaselo en cuanto se haya calmado lo suficiente.

Chupete, solo cuando realmente es necesario

Después de algún tiempo, muchos padres recurren al chupete porque le ayudaría a tu peque con el destete. Sin embargo, hay que evitar que el chupete se convierta en un vicio para tu bebé. Los pequeños que usan chupete corren mucho más riesgo que otros de desarrollar problemas dentales y de la mandíbula y trastornos del habla. Por lo tanto, es mejor darle el chupete solo como consuelo o para que le cueste menos dormirse. 

Ten en cuenta la necesidad de succión de tu bebé.

Claro que conoces a tu peque como la palma de tu mano, pero a todos los padres no les resulta fácil determinar cuándo la necesidad de succión haya bajado lo suficiente para ya que ya no sea necesario darle el chupete. En todo caso, los médicos han comprobado que la necesidad de succión empieza a bajar a la edad aproximada de cuatro meses, si bien cada bebé se desarrolla a su propio ritmo.