Saktar a contenido
Alerta: Para mejorar la experiencia del usuario en este sitio utilizamos cookies.

3 consejos para los bebés a los que no les gusta el baño

Para los adultos, bañarse suele ser sinónimo de relajarse y disfrutar de un baño caliente. No hay nada mejor que eso y a la mayoría de nosotros nos encanta hacerlo. Por desgracia, ese no es el caso de algunos de esos pequeños que corretean por tu casa y que necesitan ser bañados de vez en cuando. Entonces, ¿qué hacer cuando tu bebé siempre grita a la hora del baño? Aquí tienes algunos consejos que puedes probar.

 

consejos para los bebés a los que no les gusta el baño

1. La práctica “seca”

Pon a tu bebé en la bañera sin agua para que se acostumbre a la sensación.

Cuando tu pequeño no sea un fanático del agua, intenta meterle en la bañera unas cuantas veces sin llenarla. Si se siente cómodo con la bañera en sí, es posible que se sienta seguro en ese entorno cuando se añada agua más adelante. Por supuesto, tu reacción también es importante, si estás relajado y feliz, le mostrarás al bebé que no hay nada que temer.

2. Comprobar la temperatura

El agua debe estar tibia, pero no caliente. La temperatura ideal es de +- 37 °C para evitar que el bebé tome frío o se queme.

Esto debería ser lógico, ya que a ti tampoco te gusta tomar baños fríos o muy calientes, ¿verdad? Así que asegúrate siempre de comprobar la temperatura del agua antes de bañar a tu bebé. Para suavizar la transición al agua caliente, también puedes probar a verter el agua poco a poco cuando tu bebé ya esté en la bañera. Además de la temperatura del agua del baño, la temperatura de la habitación también puede ser importante. Asegúrate de que la habitación es agradable y cálida, para que no se diferencie demasiado del agua.

3. Distracción con juguetes

Cuando tu bebé esté llorando en la bañera, intenta distraerlo para que la hora del baño sea más divertida. Convierte la hora del baño en un momento de juego.

La distracción es la clave. Cuando tu hijo sólo ve juguetes y momentos de diversión, es probable que olvide por qué estaba llorando en primer lugar. Si haces que se trate de diversión y risas en vez de algo práctico que hay que hacer, puede que empiece a ver la hora del baño más como un momento de juego. También puedes probar a bañaros juntos, para disfrutar más del vínculo con tu hijo. ¡Intenta convertir ceño fruncido en sonrisa!

¿Conoces otros consejos y trucos que puedan ayudar con el miedo a la baño del bebé? Estamos abiertos a sugerencias, así que no dudes en dejar tu opinión en los comentarios.

Comentarios

Comentario